Siguenos

SERVICIO TÉCNICO OFICIAL
 
La leche, uno de los alimentos más antiguos utilizados para consumo humano, debe consumirse como un producto íntegro, es decir, no alterado ni adulterado, sin calostros, y procedente del ordeño higiénico de las hembras de ganado doméstico. Por su composición se trata de un alimento de extraordinario valor nutricional. No obstante, es también un magnífico sustrato para el crecimiento de gran diversidad de microorganismos.

La calidad de la leche cruda.

La leche no es utilizada inmediatamente a su llegada a la industria, sino que es conservada durante varias horas o días hasta el momento de su uso. Por este motivo, es muy importante una correcta conservación para evitar así problemas en el futuro. Los principales parámetros a tener en cuenta son la temperatura y la contaminación. La leche se conserva en condiciones óptimas a temperaturas comprendidas entre 2ºC y 4ºC. Si la leche es entregada a estas temperaturas, podrá ser almacenada para su conservación sin tratamiento adicional.
En caso de no ser así, será enfriada previamente. Otro factor importante es el grado de contaminación microbiana, cuanto mayor sea, menor será la capacidad de la leche para ser almacenada. Es importante destacar los microorganismos psicotróficos, los máximos responsables del deterioro de la leche en refrigeración. Se considera que a partir de 106 microorgansimos/mL se encuentran signos más o menos visibles de un deterioro irreversible de la leche.
La presencia de contaminantes en la leche es, en todos los casos, un elemento que disminuye su calidad. La mayoría de consumidores no aceptan la presencia de contaminantes en los alimentos. No obstante, su uso en condiciones controladas es de notable importancia para la inhibición de diferentes procesos. Entre los de uso más habitual destacan los inhibidores de crecimiento microbiano, los parasiticidas o los plaguicidas.
 
Por todo esto en VALLES UNIDOS DEL ASON,  desde hace ya muchos años, nos hemos preocupado por la calidad higiénico-sanitaria de la leche producida por nuestros socios y como Distribuidor oficial para Cantabria de DELAVAL, marca puntera en fabricación de equipos de ordeño y tanques de refrigeración de leche, entre otras cosas, asesoramos al ganadero para la elección del sistema de ordeño que mejor se adapte a sus necesidades.

Del mismo modo, mediante el Programa para la Mejora de la Calidad de la Leche, en la que se encuentran todos nuestros productores, se realizan revisiones anuales de sus equipos de ordeño y tanques de refrigeración de leche. Así garantizamos un correcto funcionamiento de los equipos y una calidad en la conservación de la leche cruda sobresaliente.
 
Condiciones de Uso - Política de privacidad